miércoles, diciembre 12, 2018

Making-of de Diario de Una Cazadora

Primera parte




En septiembre el Toni puso un anuncio. De vez en cuando me busca cabrones para montarme marimorenas y según lo que salga me va diciendo; este me lo quedo para morbosear en sitios públicos, este para que te folle en casa, te he buscado un comecoños, he encontrado un sumiso ¿lo quieres?

Y así apareció “L”, era un hombre maduro con ganas de todo y abierto a probar cualquier rol, me lo ofreció de perro porque tenía disponibilidad y vocación de servicio. Bueno, pues bien... que venga y que me suba las bolsas de la compra. A ver si tiene tanta disponibilidad y vocación de servicio.

El caso es que cogieron rollo los dos y mi maridito le dijo que servidora tenía un blog y que escribía de puta madre, que para algo es mi maridito. Y casualmente “L” era profesor de literatura, escritor, editor y le encantó el blog. La temática, la prosa, los tacos... todo. Así que dejaron el sexo y la sumisión aparcados y se pusieron a planificar la publicación de una novela basada en las experiencias del blog.

Ese día me tuve que subir las bolsas y empecé a trabajar en ello.

Trabajar con un editor con ganas de someterse es un poco complicado y lo llevábamos regular sobre todo por su falta de experiencia en relaciones D/s. Si le daba un corte realmente se cortaba y yo notaba que no sabía por dónde salir ni cómo reaccionar. Pero ahí estaba yo, con lo refranera que soy y haciendo caso omiso a “donde tengas lo olla no metas la polla”.

Casualmente él acaba de terminar una novela y estaba de promoción, así que, para tener un detalle, aproveché una firma de libros para conocerle en persona y presentarme.

Llegué a la pequeña librería donde era la presentación y no había mucha gente, parecía que todos se conocían, así que yo cantaba bastante con mi falda de tubo, mis taconazos y mi top negro. Nos saludamos, todo era muy cordial y correcto y me senté en la última fila con Toni.

La presentación fue coloquial, como entre amigos. La charla se fue animando y acabamos hablando todos con todos de un montón de cosas con el eje central de la lectura.

Al despedirnos “L” me dió las gracias por haber ido y aprovechó para apoyar la mano en la protuberancia de mi culo, ahí donde pinchan los practicantes. Yo me daba cuenta de que estaba presumiendo ante los asistentes de conocer a la mujer misteriosa que era yo, de mostrar esa familiaridad conmigo y de que todos vieran que me cogía de la cintura para darme dos besos y dejaba la mano en mi protuberancia.

Unos días después, estaba seleccionando los textos, recuperando escritos que tenía olvidados, rememorando anécdotas, sorprendiéndome de mi evolución y avergonzándome de todas las cosas que pensaba entonces y ya no, cuando me llego un mensaje en twitter de un desconocido:



“Hola. Encantado de saludarte por aquí. Recientemente coincidimos en una presentación de un libro. Me quedé prendado de tu belleza. Eres de esas mujeres que al verlas uno dice. Está echa para mandar. Yo personalmente creo que estaría comiendote el coño sin parar hasta que te mearas de gusto. Seguro que nuestros gustos sexuales son coincidentes”.

Pero qué... (continuará)

______________________________

Haz clic en la imagen y sé mi MECENAS



No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario