domingo, septiembre 03, 2017

Grandes sumisos: Quentin Tarantino

Es mucho más fácil encontrar información sobre grandes Amos que sobre grandes sumisos. Los Amos son (somos) unos exhibicionistas, no tienen ningún reparo en mostrar su poderío, en presumir de cómo someten y cómo follan. De grandes hombres dominantes, conquistadores y líderes está plagada la historia y el faranduleo, al menos en su faceta pública. Aunque seguramente de puertas hacia dentro muchos de ellos se exciten a los pies de alguna Dama (o caballero). No es que no haya grandes sumisos, es que no lo cuentan. Porque hay que ser muy hombre para confesarse sumiso y que no se te caigan los anillos, el collar y la hebilla del pantalón. No es ninguna paradoja, hay que estar muy seguro de si mismo para ser un sumiso declarado.
Ultimamente está un poco de moda el BDSM y somos todos muy modernos, y se escucha a alguna celebrity decir que le gusta que la dominen o la dirijan sexualmente, ellas se pueden permitir el lujo de hablar de su intimidad y escandalizar un pelín a la opinión pública porque nadie duda  que puedan ser unas Señoras en la mesa y unas zorras en la cama. Pero ellos son más discretos, muy pocos dejan entrever que son unos perros en el dormitorio. Un gran hombre que confiese disfrutar de relaciones íntimas como sumiso corre el riesgo de mofa, acoso y derribo. Parece ser que está mejor visto ser sumisa que sumiso. Por eso ellos no tienen visibilidad y por eso no tienen modelos en los que mirarse sin complejos y a los que imitar, porque la gran mayoría están ocultos. Ocultos y solos, porque ni con la pareja ni con los amigos se atreven a comentar estos gustos o perversiones. Porque se espera de ellos que sean muy machos, muy empotradores y muy castigadores.


Incluso las Amas les protegen con su silencio, sé de parejas estables que ocultan esa parte por deseo expreso de él, porque se moriría de la vergüenza. No está bien visto que un hombre se excite con ciertas prácticas.


Aishhhh hay que tenerlos muy bien puestos para declararse sumiso. Ese es el problema que me he encontrado al intentar empezar una serie de entradas sobre grandes sumisos. Es muy difícil encontrar genios, artistas, famosos que dejen ver esa parte.  Pero claro, rascas un poco de aquí, hilas fino allá, piensas mal allí y zasca. Todo encaja.

En uno de los primeros que he pensado ha sido en Tarantino.

Tarantino es fetichista de pies, o eso o es un cabrón y nos tiene a todos engañados, lo cual no descarto.

De pequeño ya era tremendo, era muy mal estudiante, solo aprobaba literatura e historia y le diagnosticaron hiperactividad. Le dijeron a su madre que había que drogarle para que dejara de dar la tabarra pero su madre se negó en rotundo y la escuela tuvo que aguantar y lidiar unos cuantos años más con esa mente inquieta e incómoda. Más tarde cuando le hicieron el test de inteligencia descubrieron que el problema que tenía el niño era un coeficiente intelectual de 160.

Pronto dejó de estudiar y cuando tenía 16 años empezó a trabajar de acomodador en un cine porno . Ahí se le despertó la pasión por el cine y por otras cosas imagino. Después trabajó en un videoclub y se tragó todas las películas habidas y por haber, escribió sus primeros guiones y cuando ya iba a atracar un banco para poder rodar una especie de película casera con el guión de Reservoir Dogs, el productor Lawrence Bender se enamoró del proyecto y le consiguió dinero y actores para sacarla adelante. A partir de ahí se hace famoso, le dan un montón de premios y conoce a Uma Thurman.
Su fetichismo por los pies femeninos es obvio, en muchísimas de sus películas se las ingenia para incluir planos, guiños e incluso escenas tórridas con éstos como protagonistas. La más famosa es la de Abierto hasta el Amanecer, con una exuberante Salma Hayek. Empieza bebiendo el tequila que ella derrama desde su rodilla y acaba metiéndose el pie en la boca y lamiéndolo con gula. No faltan los gestos dominantes de Salma, le empuja la frente con el pie, le da de beber dejando caer el tequila desde su propia boca... una delicia, y la cara de abducido de Tarantino completa una de las escenas Femdom más eróticas que jamás se hayan visto en el cine (gracias Quentin!). Pero ese fetichismo podría quedar como anécdota de no ser por la relación que ha tenido con la que se ha convertido en su musa. Porque qué es un sumiso sin una Diosa a la que adorar y complacer? Pues nada, una alma en pena.
Desde que conoce a Uma Thurman parece que empieza a trabajar para ella. Ella va mariposeándo de vez en cuando, casándose por ahí, dejándose querer por el director pero sin sucumbir a sus encantos, puteándole. Inicialmente incluso rechazó el papel de Mia Wallace en Pulp Fiction. Tarantino estaba tan desesperado por tenerla en la película que terminó leyéndole el guión por teléfono hasta que ella aceptó. La película fue un éxito y tal.
En una fiesta con los actores del reparto concibieron juntos la idea principal de Kill Bill, imagino que animados por el alcohol y por ver quien decía la animalada más fuerte crearon a una embarazada asesina, que es atacada brutalmente el día de su boda, pierde al bebe que esperaba, queda en coma durante años, es violada, vejada y cuando despierta dedica su existencia a perseguir y matar uno a uno a los causantes de su aborto. Tarantino estaba tan emocionado con la idea que empezó a escribirla inmediatamente aunque más que emocionado con la película posiblemente estaba emocionado con que la Thurman estuviera en ella.  Pero la cosa quedó en nada, Uma volvió a casarse y perdieron el contacto. Pasados unos años se encontraron en una fiesta y ella coquetona le volvió a tender la red y a dar pie. "Qué pasó con esas hojas de guión? Las tiraste?". Así que Tarantino recogió el guante y pasados unos meses le mandó una nota como regalo de su 30 cumpleaños. En ella decía que le regalaría el papel principal de Kill Bill cuando terminara el guión.
Me imagino a los novios y maridos de Uma cabreados, el puto Tarantino es que no va a parar hasta que la consiga, es que no se rinde, es que le dará lo que ella le pida.

Cuando al final terminó el guión Uma estaba embarazada de su segundo hijo y Tarantino paró el inicio del rodaje para esperarla, con dos cojones. Sustituirla por otra actriz estaba fuera de cualquier discusión.
Según declaraba en la revista Time en 2006 "La gente habla de hermosas actrices, como Cameron Diaz, ella es una chica hermosa, pero fui a la escuela secundaria con tres chicas que se parecen a Cameron Diaz, Uma Thurman es una especie diferente, ella está ahí arriba con Garbo y Dietrich en la categoría de las Diosas".
Y eso hace Tarantino, coge a una actriz que nadie ha valorado nunca, con una belleza extraña, asimétrica pero hipnótica y la dispara a la categoría de Diosa y actriz de culto. Sin complejos.
Hace un par de años se les vió muy cariñosos en Cannes, muchas carantoñas, algún beso robado, ella acababa de romper su última relación y ahí estaba Quentin, recogiendo sus migajas y elevándola de nuevo. Pero como suelen hacer las tías buenas con los que las adoran, lo usó hasta que se curó y volvió a volar.
Y Tarantino, como hacen los grandes sumisos, vuelve a quedarse agazapado en silencio, discreto, sin protestar.
Ahora parece que está otra vez triste, dando tumbos con las relaciones y sin ningún éxito profesional. Parece no darse cuenta de que los únicos tíos que interesan son los que están locos por ti. Que son los ojos del sumiso los que la convierten en Diosa, en este caso la cámara.
Quizás vuelva a aparecer su ángel de la guarda.
Quentin, tu  Señora necesita otro guión.

Aquí un vídeo muy chulo que me he encontrado con todos los pies de las pelis.
* Aquí la escena épica, la Hayek, el Quentin y la pitón albina. 


Si quieres recibir mis novedades

No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

4 comentarios:

  1. Tarantino es una enciclopedia del cine en fascículos, recoge lo mejor y lo peor de séptimo arte, vomita encima lo empaqueta como un perfume ostentoso y cuando lo abres su aroma nunca deja indiferente a nadie. El horror y la crueldad se van de la mano con el humor y la ficción, no llegas a sentir repulsión porque te entran ganas de reir, pero no te ries porque te parece demasiado cruel, pero sabes que solo es un comic en pantalla grande. Tengo la esperanza que lo mejor de él, esté todavía por llegar.

    Sí, me gustan las pelis de Tarantino ¿se nota?

    besos con respeto,

    pd: sé que me he apartado de la entrada, pero no voy a ser todo el rato un sumiso ¿no? :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, te puedes apartar tanto como quieras si es para mostrar tu admiración por Quentin. A mí también me fascinan sus películas, las brutalidades que filma, lo ácido y guarro que deja ver que es. No me importaría ser su Ama XD.
      Besos

      Eliminar
  2. ¿como puede ser que nadie diga nada sobre el bueno de Quentin o sobre su diosa Uma?

    por cierto, menos mal que en la escena que lame los pies, esto son de Salma, porque si hubiesen sido los de Uma se habrían salido de plano ya que calza un 43, muy acorde con uno ochenta de estatura,

    ainsss, besos con respeto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el debate y los comentarios se han quedado en twitter los más escuetos y vía mail los más tímidos.
      Creo que Uma puede presumir de tener unos de los pies más feos de Hollywood.

      Eliminar