martes, agosto 29, 2017

Historia de un Adiestramiento: Chico (0)

Llevo tiempo dándole vueltas a la posibilidad de adiestrar a Chico.
Cuando pienso en él me invaden sensaciones distintas según el momento. A veces pereza, a veces ira, a veces excitación, a veces cierto sadismo... Me apetece martirizarle y eso es nuevo para mí.
Desde que me ligó en el supermercado le he visto pocas veces y es que en la prueba de fuego, en el momento en el que un hombre debe demostrar su valía, Chico pinchó. Fue bastante decepcionante. No por los hechos en sí, si no por la actitud. 
Chico apareció un día que yo hacía la compra, me persiguió con tanto morro e insistencia que me hizo gracia y acepté su número de teléfono. No recuerdo cuales fueron las circunstancias pero tardé bastante tiempo en quedar con él (cuando digo quedar me refiero a follar). Él insitía igual o más que el día que le conocí en la sección de vinos, ya estaba desesperado jeje. Y cuando le cité la cosa fue bastante surrealista. Yo, que me esperaba un tío experto y echao palante por su actitud en la calle, me encontré con un bebé de 30 años asustado y en pañales, que se corrió en tresdosuno y que, por si fuera poco, desoía mis indicaciones  y desobedecía mis órdenes directas. A poco estuve de echarle a la calle con los pantalones por las rodillas.
Si para mí fue decepcionante para él debió ser cuanto menos chocante encontrarse con una mujer dominante, que le dijera qué y cómo lo tenía que hacer, que le exigiera y que le evaluase. Al final se fue dejándome un regusto a "tiene potencial pero demasiada faena".
Yo pensé que después de lo ocurrido enterraría la cabeza en el suelo como las avestruces y nunca más sabría de él. Pero a los pocos días volvió a insitir. "Hola guapa, tengo ganas de verte, cuando quedamos..." y me dediqué a jugar con él con la seguridad de que nunca más le iba a volver a ver (y cuando digo ver me refiero a follar). Cada viernes me llega su mensaje con puntualidad inglesa:
"Hola, como estás. Bien? Me alegro. Tengo ganas de verte" Y sí, aquí cuando Chico dice "verte" también se refiere a follar, a ver si nos dejamos ya de eufemismos.
Y cada viernes le digo que no puedo, o le caliento y le dejo a medias, o le digo que mañana, o que pasado, o me burlo, o le digo que no me interesa sin más. Por alguna extraña razón me gusta tenerle disponible y pendiente y rechazarlo continuamente. Toda una calientapollas vaya.
Pero a veces me apetece adiestrarle, tengo que reconocer que toda esa ignorancia sexual y tabús que arrastra son una motivación que me resulta bastante atractiva como para plantearme ir con él poquito a poco y ver hasta dónde puedo llevarle, cuáles de sus límites (que son muchos, pero muchos de la ostia) podría llegar a romper. Como digo mucha faena... mucha satisfacción? No sé, quizás también.
Ultimamente a parte de mi deporte favorito, martirizarle por whatssap, le he hecho una oferta y ha aceptado. Le he dicho:
- Cuándo vas a empezar tus clases?
- Clases para qué?
- Te voy a enseñar a satisfacer a las mujeres.
- Vale - él es así de parco.
A pesar de ser un desastre de mente obtusa y conocimientos en sexo nulos (no te digo ya de sumisión, que no tiene ni puta idea ni de lo que es) tiene algunos puntos fuertes. Me gusta su polla, me gusta su cuerpo, lo tengo a mano y está muy salido. Se corre rápida y abundantemente pero se recupera en pocos minutos. Además no sabe del blog ni del lío que me traigo por aquí y eso siempre me da un morbo añadido porque lo hace todo más fresco e imprevisible.
Así que regla en mano voy a convertirme en su maestra y a empezar a quedar con él. Aplicaré la más estricta de las castidades hasta que quede plena y absolutamente satisfecha con su rendimiento. Le esperan clases de masajes, protocolo, educación, baños, pajas y muchas muchas comidas de coño. A parte de algunas prácticas que tengo pendientes y para las cuales es el candidato ideal y otras que sé seguro no le van a gustar y que por eso mismo, se me ha metido en la cabeza no solo hacerlas, sino convertirlas en sus favoritas. Quiero transformarle.  Mi intención es convertirlo en un amante instruido, diestro y entregado y después liberarlo para que vaya a hacer el bien por ahí. A repartir amor!
A ver si me aguanta.

Si quieres recibir mis novedades
Pincha Aquí

No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

10 comentarios:

  1. Que suerte tienen algunos gatos. Y algunos burros.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha colado un espontáneo.
    Y con el burro ya veremos, a lo mejor pasa como con Babieca...

    ResponderEliminar
  3. Regla en mano, castidades, ..., no sabe lo que le espera jajaja

    Besos con respeto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... Lo de la castidad me lo estoy pensando... Ya sabes, la cabra, el monte y esas cosas XD.

      Eliminar
  4. Tienen mucho morbo esos juegos lentos y te dará mucha letra para tus posteo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad y le saco jugo a Chico. Aquí lo tengo on line, esta semana se ha adelantado un día. Empieza el juego.
      Besos

      Eliminar
  5. Como siempre un placer leerte, a mi esposa también le encanta como escribes, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros. Muy bonito que lo leáis a dúo.
      Un abrazo a los dos.

      Eliminar
  6. Siento admiración hacia Usted Ama Blanca, me gusta como usa Su poder. Respetuosos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias JaY, soy una Ama sencilla, no necesito artilugios ni mazmorras para tener a mis sumisos cogidos por los huevos XD.

      Eliminar