lunes, marzo 06, 2017

La Impostura del Dominante

Atención spoiler.
Es posible que el siguiente escrito modifique tu visión sobre los Dominantes. Es posible que destroce tu fantasía, así que si no eres capaz de distinguir la persona del personaje y prefieres ensoñar la perfección que te venden no sigas leyendo. Porque a partir de ahora y aún a riesgo de caerme de mi pedestal, voy a desvelar alguno de los secretos de Amas, Amos, Dóminas, Dómines, Afroditas y Apolos.
Para los grandes ofendidos añado que todo lo que voy a decir esta basado en mí, en las personas que he conocido yo, en mi idiosincrasia personal y en mi experiencia particular, así que pueden poner delante de cada frase (y delante de todo el blog):
Yo digo
Yo creo
Yo pienso
Yo opino
Yo conozco
Yo he visto

Y ya empiezo con "La Impostura del Dominante".
Os han (hemos) vendido que el rol dominante tiene implícito unos atributos que quizás sean cuestionables.
Fríos, calculadores, serios, impertérritos, seguros, experimentados, de aspecto impecable, bellos, intuitivos, formación sexual avanzada, técnica depurada...
Así somos los dominantes, nos corremos con elegancia.

Por desgracia no siempre es así, ni el corset hace Dóminas ni la corbata hace Amos, ni los llevamos puestos día y noche.
La verborrea: Las palabras, mails y wasaps se las lleva el viento, pocos Dominantes salen de detrás de la pantalla y lo hacen bien,  o al menos correctamente. Eso si se atreven a salir.  Con correctamente me refiero a dominar la situación y excitar a su sumiso haciéndole cumplir sus órdenes. No se trata de someter, hay que hacer que deseen ser sometidos y que quieran repetir, que se envicien porque cada orden les va a llevar de una forma u otra al Nirvana.
La experiencia: Un sumiso inexperto es un caramelito, pero un Amo inexperto es patético... Y sin embargo siempre hay una primera vez, y normalmente el sumiso no lo sabe, bien porque se le miente o bien porque él mismo da por hecho que sabes lo que haces. La mía la tenéis con pelos y señales por ahí. Dani no sabe que fue el primero que le comió el coño a Ama Blanca, porque aún sin mentirle no se lo hice saber. Pero además en mi caso cada perrito nuevo es como una primera vez, y al que más y al que menos le tiemblan las piernas con los primero encuentros. Es más, el día que dejen de temblarme me retiro.
La belleza: Por otro lado, la experiencia y las tablas están normalmente reñidos con la juventud y por lo tanto con  la belleza, que la belleza de los 20 no es la misma que a los 40, por mucho morbo que demos las MILF y por mucho que se empeñen de decir los Amos cincuentones que son maduros interesantes.
A los 40 te subes a la barra de la cocina para que te coman el coño y no es lo mismo, que yo a los 20 me subía gracilmente, me apoyaba en el meñique y con mis abdominales aguantaba en perfecto equilibrio hasta terminar. Bueno, yo a los 20 estaba boba y no hacía esas cosas, pero lo hubiera podido hacer sin despeinarme.
La formación: La formación sexual y la técnica se adquieren estudiando anatomía y practicando y si te van cuestiones más concretas tipo sado o medical o bondage ya puedes inflarte a engullir información de donde sea,  y siempre tiene que combinarse con intuición, tablas y experiencia. Otra vez, volvemos a estar jodidos con el tiempo y con el tiempo se nos jode la belleza, necesitamos varias vidas.
Los manuales: Cada sumiso es distinto, si generalizamos vamos mal, las listas de normas y manuales no sirven. También hay que dedicar tiempo a la observación y estudio del sumiso concreto. Tú sueltas o haces una burrada y ves su reacción, preguntas, investigas... pero sin que se note mucho, con indiferencia o como si fuera para que te calentaran la oreja, porque si él nota que te interesa se rompe la magia, el rol y la fantasía ésta que nos hemos empeñado en llevar a cabo (como dice una amiga, con lo fácil que es follar y punto). Pero para quedar satisfechos tenemos que follarnos las mentes, que las hay muy guarras y calenturientas, como la mía por ejemplo y como las que a mí me gustan, por poner otro ejemplo. Ahí el follar y punto, se nos queda corto. 
Si alguien es compatible y te hace tilín ya puedes echarle horas para no joderla. Y se jode, muchas veces, aún teniendo técnica, tablas, experiencia, belleza y sabiduría infinita. Porque si la mente del Dominante es retorcida la del sumiso no lo es menos, nos va a servir sí, pero no es gratis, hay que impresionarlos, excitarlos, ganarse su confianza y sobre todo hay que romperles tabús y llevarles a morbos que no saben ni que tienen. Así que dale una lista de prácticas sacadas de un manual y te quedarás sin esclavito en 4 días. Tendemos a subestimarlos. Y un buen sumiso deseoso de servirte es un bien tan escaso y preciado... qué menos que trabajarlo y dedicarle tiempo, para que dure, para exprimirle todo su morbo y bebértelo cual elixir de la vida eterna.
El aspecto:  Yo que sé... está bien, ser guapo es mejor que ser feo, pero reconozcámoslo. No somos tan guapos como nos creemos ni como nos dicen, que tu quieres transmitir que eres una Diosa de belleza griega? estupendo. Que eres un elegante Richard Gere? dale dale... pero si vas a salir de detrás de la pantalla algún día más vale que no te hayas pasado porque las fotos de modelos en blanco y negro no te las puedes poner encima cuando sales de casa y los cara a cara son demoledores.
Los ropajes: Si tú y tu sumiso/a sois fetichistas de algún material o complemento tenéis mucho ganado, si no lo eres, vestir bien también es importante, sexy, elegante o transgresor, cualquier vestuario puede darle chispa. Pero si crees que un dominante no tiene gayumbos viejos o bragas de cuando viene la regla, pues que quieres que te diga... Escríbeme porque te quiero en mi perrera, me gustan mucho los perritos inocentes.
La frialdad: Ésta cualidad me encanta. Parece ser que una Ama disfruta sólo con la sensación de poder, con imponer sus criterios y castigar/dominar/humillar... Ellos son un poco más sinceros, porque sí que admiten correrse en bocas, tetas, culos o coños de sumisas, la leche está ahí, chivándose. Pero como con desgana eh. Se corren para darle un premio a su sumi, para que el sumi reciba la satisfacción de haber proporcionado placer a su dominante. En fin... se me cachondeaban el otro día (c) sobre quién tendría más ganas, mi perro o yo. Y confieso que mis ganas son descomunales, porque en el momento que un perrito no despierta en mí el deseo irrefrenable de follármelo, manejarlo y tenerle dispuesto para mis guarradas, yo paso del juego. Que las bragas me las lavo yo con Norit y los zapatos con la esponjita esa, cogen brillo y a correr, yo no quiero siervos, yo quiero putos perros cachondos. Así que sepáis que nos ponéis perras, mojamos las bragas cada vez que decís "Sí Señora", nos corremos muy a gustito cuando nos coméis el coño y la indignación mostrada cuando queréis coño o la manía de no follaros... o son manías o son imposturas de nuevo, para seguir el juego, para continuar la fantasía, para tener perritos cachondos adorando cualquier cosa que hagamos.
Y los Amos ni te cuento, cachondos y desesperados por encontrar una perrita de nivel que les obedezca y que les coma bien la polla. Sumisas del mundo, comed bien la polla y podréis poner los límites que queráis. Vuestro Amo sabrá traspasarlos y llevaros a otros mundos si es bueno, y si no lo es, que le den por culo. Porque pollas para comer no os van a faltar. Os lo digo yo que me como las que me da la gana.

Ser Dominante no es ponerse un nick ni unas medias de latex, no conozco muchos que sepan hacer ni la mitad de lo que he descrito y casi ninguno se mueve en el círculo de foros, fiestas y comunidades BDSM. Pero incluso los que saben, los que dominan de forma natural o por exhaustiva formación y experiencia son impostores, porque no pueden mantenerse rectos 24/7. Los Dominantes vivimos en el mismo planeta, nos doblamos, nos torcemos, caemos y hasta nos rompemos. Recogemos los pedazos, los pegamos con pegamento Imedio, nos levantamos y con algo de cojera tiramos hasta que la cabeza empieza a asomar de nuevo por encima de los hombros.
Luego está la vida en sí.
El día a día de un Dominante se desarrolla en perfecto equilibrio, por un lado las obligaciones diarias y por otro, adiestrar y disfrutar de nuestros perritos/as. Todo fluye gracias a nuestros superpoderes de perfección. Por supuesto las obligaciones diarias son muy elegantes también.
El despertador suena con sumo respeto y sin prisas. La ducha es un ritual, nada de esponjas a medio usar o alfombrillas antirresbalones. No las necesitamos, porque levitamos.
Como no estamos casados, ni tenemos hijos, ni trabajos, ni que ir al mercado o lavar el coche todo el día transcurre en mirarnos al espejo y probarnos zapatos mientras por la casa, que es muy grande muy bonita y con piscina cubierta van pasando masajistas, cocineros y mayordomos que nos hacen las tareas o nos comen el coño según nos apetezca. Tampoco nos constipamos, ni se nos rompen las medias al ponerlas, ni se nos pegan las lentejas. Porque solo comemos ostras, con mucha sensualidad.

Y por último algunos trucos que usamos:
- Privación sensorial, comunmente llamado tapar los ojos para que el sumiso no note que nos estamos armando un lío.
- Evitar el contacto visual. Los sumisos no pueden mirarnos a los ojos no como señal de respeto, si no porque tememos nos vayan a intimidar.
- Retrasar los careos atribuyendo al sumiso/a falta de preparación o no haberse ganado el derecho, cuando en realidad tenemos a los niños malos, la regla, estamos cagaos o la mujer no nos deja salir de noche.
- Perderse en protocolos infinitos cuando no sabemos por donde atacar el morbo ajeno.
- Contestar con evasivas y con halos de misterio... mientras pensamos la respuesta o la buscamos en Google.


Así que queridos Amas, Amos, Dóminas, Dómines, Damas Crueles, Caballeros Oscuros, Shadows, Maléficas y demás... tenemos mucho que hacer y con alguien hay que hacerlo, pero cuidado.  Somos continuos aprendices porque cada perrito es distinto. Sed humildes, humanos y sobre todo prudentes (que no se note, pero sedlo). Y hagamos nuestro trabajo que el fruto merece la pena.

No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

18 comentarios:

  1. Jajajaja!!!!! Olé!!!! Porque es un tema que siempre se piensa, pero no se dice.
    Casi a mitad del artículo no he podido evitar carcajear me.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Milady, de vez en cuando hay que reírse de uno mismo. Besos linda.

      Eliminar
  2. Muy instructivo y sencillamente muy tú, parece pero no es, quiere pero lo fácil, lo desea pero sin serlo ufff me refiero a ellos ,por supuesto. Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dominantes cuando nos pasamos de rosca nos convertimos en una caricatura de lo que queremos ser. Difícil encontrar el equilibrio en las alturas ;).

      Eliminar
  3. Jejeje, que cabrona eres rubia, lo de siempre, me gusta como lo cuentas pese a resultar repetitivo que siempre lo exprese en mis comentarios.
    Ya sabes que comparto muchas de tus directrices y otras discrepo. Pero siempre aprendo cuando te leo y me reitero de aquello en lo que creo y sé por experiencia propia y (.) jejj.

    Y sí, con lo fácil que es follar y punto.
    Lo difícil es querer follar algo más que el cuerpo...
    Hablemos de mente y si pasamos a mayores cosas que algun@s llaman alma, ya apaga y vayámonos.

    Hay que estar muy seguro de que es lo que queremos realmente follar, o dejarnos que nos follen. Porque ahí es donde entra realmente la impostura ya sea de Dom. o de sum.

    Y si en ese juego de rol, el contacto ya sea de cuerpos, mentes o almas se enfrenta al reto inicial de la red, puaf... Las decepciones o aciertos pueden ser como comprar un huevo de chocolate de esos preñados, a saber que coño, polla, mente, o extraterrestre te toca.

    Conocer el protocolo ayuda.
    Como alguien que domina en muchas aspectos de su vida, se diferenciar el personaje de la persona. Y entiendo perfectamente lo que cuentas, y me reitero, comparto mucho de lo que expones.

    Pero luego, te enfrentas desde el rol sumiso a un Dom.(en concreto me refiero al que sirvo y a la historia que vivo ahora como esclava) y a su Doma; y descubres que lo fundamental es la confianza y el tiempo que se necesite para el total conocimiento.
    Porque los hay, y yo tengo la fortuna de estar conociendo a uno, que tiene la postura impertérrita cuando de domar se trata.

    Y yo que sé lo que cuesta tener el control y la responsabilidad de mando, aprecio y valoro esa cualidad en un Amo (creo que hay "posturas" en el arte de la dominación que no necesitan de matices y son esas las que tanto asustan desde fuera a quienes no las conocen o dominan).

    El consenso es la palabra clave, yo diría que es incluso por encima de la postura o impostura del dominante.
    Y sí, los frutos merecen la pena ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, haberlos haylos, como las meigas. Yo he tenido la suerte de conocer alguno y tú también. Y si se hace bien y se tiene suerte el resultado es espectacular para ambas partes. Si alguien te hace sentir afortunada al complacerle disfrútalo y ten por seguro él lo va a disfrutar igual o más.

      Eliminar
  4. Por ello este Alma de Cántaro sueña, se excita y admira a alguien como Ama blanca, por ser tan espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueño, excitacion y admiración... Me suena y me complace querido louix.

      Eliminar
  5. Lo que comentas es realmente el día a día y el efecto de la idealización romántica trasladada al BDSM. Creo que cuando te olvidas de que una persona, sea tu pareja, Dominante o sumiso, es tan humano como tú, que tiene miedos, defectos, inseguridades... es cuando realmente has pasado de desearla como persona a desearla como objeto, mero fin para el propio hedonismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Idealizar e idolatrar es necesario para que haya magia, sea magia romántica, sexual o intelectual.
      Pero dentro de la magia tenemos a Dynamo, Houdini, Tamariz, Merlin y... la magia Borrás.

      Eliminar
  6. Genial Ama Blanca. No se me ocurre otro calificativo. Genial. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. cachis Ama, la de cosas que me estoy perdiendo,

    con respeto,

    c,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... No sé cómo puedes vivir sin privación sensorial.

      Eliminar
    2. en un sinvivir Señora,

      con respeto,

      c,

      Eliminar
  8. Me encanta que seas tu misma y me encanta las reflexiones que haces, sobre todo tipo de cosas. Espero que no cambies, porque muchos te admiramos por quien eres.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te encantarán siempre mis ideas, pero lo que te puedo asegurar es que siempre intentaré ser yo misma. Caiga quien caiga, incluso si tengo que caer yo XD.
      Besos

      Eliminar