lunes, junio 06, 2016

Calvo

Esta ha sido la semana de los calvos. Uno de mis más ocultos fetiches son los calvos, guapos y con barba. Y esta semana han sido tres los que han pasado por mi mesa. Aunque el último, el del viernes, ha hecho que los otros dos se diluyan en mi memoria.
Entró en mi despacho en un descuido y a traición y me pilló waseando. Ver mi apuro mientras guardaba el móvil, la formalidad y la profesionalidad en un cajón le hizo gracia, a mi también.
-Pasa pasa.- Reí.
Me di cuenta al instante de que era mi tipo. Muy moreno, calvo, con perilla, ojos grandes y largas pestañas, labios finos pero con formita. Muy guapo, si señor. Me entretuve analizando cada rasgo, era viernes a última hora y me apetecía jugar un poco.
Le acompañaba su padre que estaba entre ausente y cabreado, como si le hubieran traído a rastras. El hombre, muy moreno también, llevaba un pedazo de peluquín que delataba de quien había heredado el hijo su calvicie y su magnífico bronceado, por lo demás la madre debía ser un bellezón.
Y empezó el cortejo de miradas y sonrisas, caída de pestañas paquí y bromitas pallá. Surge un pequeño contratiempo y en lugar de cabreo y prisas viene un que si "son cosas que pasan" que si "la Ley de Murphy", está claro que no le molesta alargar la visita.
En un momento dado me devuelve un papel que le he prestado y aprovecho para hacer la prueba del roce digital.
La prueba del dedito mirando a los ojos siempre es definitiva. Si el  contrario no se entera o no reacciona no estamos en la  misma dimensión, va a ser inútil seguir cazando. Pero mi calvo da un respingo, mira a los ojos, sonríe ... así que continua el juego.
Desde detrás de mi pantalla solo veo sus ojos, mientras consulto mi ordenador los noto clavados en mí, levanto la vista y ahí están mirándome. Sonrío y los ojos sonríen, y bajo la mirada con falsa timidez.
Por fin me levanto hacia la impresora, noto su mirada en mi culo, pero no solo eso, por el rabillo del ojo veo como con todo el descaro mueve su silla y la encara hacia mi posición para no perder detalle. Noto un cosquilleo, noto las bragas mojadas, incluso noto que me tiemblan las piernas por momentos... definitivamente me ponen los caraduras.Así que no me queda más remedio que sonreír de nuevo. 

El padre sigue impasible, asistiendo a este ritual de apareamiento digno de un documental del Nathional Geografic sin inmutarse
- Ahora me explicarás como funciona esto por favor, que no me acuerdo.
- Claro (te explico lo que tu quieras).
Le doy una clase magistral tan larga como puedo.
- Si no te aclaras vuelves, de 9 a 2 (salgo a las 3, joder! No hago más que morderme la lengua)
Y por fin se despide y se lleva a su padre, su encantadora sonrisa y sus pestañas con él. Mientras sale aprovecho para mirarle por detrás, camiseta, vaqueros y muy buen culo también. Definitivamente es mi tipo.
Esperaremos a que vuelva sin carabina, porque volver, volverá.
No sé si incluirlo en el Diario. No se si es Dom, sum , switch, queer, kinkster... pero me va a dar lo mismo.

No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

7 comentarios:

  1. Le acaba de dar una alegría a este calvo canoso y rapado de 1,74 y 70 kg. Voy a tener que dejarme esa barbita

    ResponderEliminar
  2. Jajaja si es que la vida te da sorpresas. Una barbita y unos rayos UVA, no te olvides.
    Por cierto, hoy ha vuelto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vaya!!! como ha adivinado que también soy blanquito ;) Realmente tengo unas ganas de ir a la playa... eso sí, con factor 50

      Eliminar
  3. Si hoy también ha vuelto.... ya es suyo Señora ;) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se ha rajado. Seguiremos informando.

      Eliminar
  4. me encanta su estilo.

    Un calvo más, admiraddo por sus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcelo. El pelo esta muy sobrevalorado ja!

      Eliminar