jueves, diciembre 31, 2015

POR QUÉ NO A LA CASTIDAD FORZADA

Es una práctica muy generalizada y recomendada, yo misma la he utilizado mucho. Por qué? Es cómoda , es fácil.
Las bondades de la castidad forzada son claras y están demostradas. Tener al sumiso privado de orgasmo lo convierte en un sirviente más abnegado, contínuamente excitado cumplirá más rapidamente tus deseos, suplicar una eyaculación que depende del capricho del Ama le hace ser un perro fiel. No hay que preocuparse del tiempo de recuperación entre orgasmo y nuevo subidón en el que los hombres se vuelven perezosos y despistados. Y bla bla bla y toda esa mierda.
Pero, si eliminamos el punto sádico de algunas Amas, a las que el sufrimiento de su sumiso les produce algún tipo de placer, que queda?
Queda un juego de poder, fácil y cómodo, aburrido. En el que realmente es el sumiso el que tiene dicho poder pues en cualquier momento se puede pajear y a tomar por culo el juego.
Entonces aparecen los aparatos de castidad y ahí ya si que caemos bajo pues no es nuestro poder sobre el sumiso , ni las ganas de satisfacernos del mismo lo que le impiden el orgasmo si no un cacharro cuya llave llevamos colgada al cuello.
Es como ponerle un collar de castigo a un perro y pasearle presumiendo de lo obediente que es.
Para mí es mucho más interesante conseguir que el esclavo, a parte de satisfacer y servir a su Ama, sude, se corra y acabe exhausto una y otra vez. Y al terminar, a pesar de ello, siga con el deseo intacto, más servil todavía y más sumiso si cabe.
Eso es una Ama... una Diosa. Lo demás es hacer trampas.

PD: Feliz 2016 a todos mis esclavos pasados, presentes y futuros.

No te preocupes tengo para todos. COMPARTEME. ¡Gracias!

4 comentarios:

  1. La castidad forzada supone la entrega total. Es la renuncia al placer para entregarle ese poder a la persona dominante. Puede ser una castidad virtual mediante la negación de orgasmo. O puede ser una castidad real mediante la utilización de un dispositivo del tipo CB. En cualquier caso, la mayor entrega que se puede hacer a una ama.
    Serenus

    ResponderEliminar
  2. Esa, Serenus, es tu opinión. Tan válida y personal como la mía.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. En mi humilde opinión la castidad no me gusta, varios motivos hay...
    Uno obviamente se me priva del orgasmo, el segundo para mi mas importante que el primero es que (no se si a todos los sumisos les pasa esto) pero si llevo días en castidad luego me corro fácilmente y eso puede estropear diversos juegos. Luego en tercer lugar hay un factor de miedo. El BDSM es adictivo y se avanza siempre, lo que vengo a decir es que lo que pueden ser dos días de castidad pasan a tres luego a una semana, las semanas a meses y ahí ya me ha entrado el miedo jajaja.
    Lo que comenta Usted Diosa Ama_Blanca estoy totalmente de acuerdo si debe haber castidad prefiero que esos aparatejos del infierno no estén presentes, el poder de la palabra debe ser suficiente.

    ResponderEliminar